viernes, 30 de diciembre de 2011

Adiós 2011... ¿Bienvenido 2012?

Quei Vitorino (Foto de su página de Internet)
Otro año más... Con sus momentos buenos y malos, como todos. Entre los malos, los incendios que, como una funesta tradición, arrasan cada año la riqueza natural de nuestro Suroccidente, con preferencia por los meses de verano y otoño, y que este año se cebaron en El Valledor de Ayande y el Ríu'l Coutu cangués. Muy cerca vieron las llamas los ibienses de Fondovila y tampoco (otro año más...) se libraron en Degaña. Y en La Viliel.la, un criminal  quiso acabar el trabajo que empezó el año pasado.
Pero en cuestiones medioambientales también tuvimos alguna alegría. La aparición de una osezna herida en L.larón hizo que durante unos meses esta parroquia fuese el foco de atención, siendo devuelto el animal a su lugar de origen después de curada, tras la incertidumbre y la polémica generadas por la posibilidad de que fuese llevada al parque de Redes y no a su hábitat natural.
Como algo ya consolidado, los Encuentros Blogueros del Lejano Oeste mantuvieron su presencia, el cuarto en el mes de mayo fuera de sus límites geográficos, en La Rioja, y el quinto en agosto en La Viliel.la, ambos muy concurridos.
Hubo modificaciones políticas en la comarca y cambiaron algunas cosas para que casi todo siguiese igual. Y la crisis, perfecta excusa para no hacer nada  o eliminar gastos considerados superfluos (pero no los realmente prescindibles), afectando a los más desfavorecidos, como siempre. Aunque también se puede echar mano de la consabida herencia recibida. O de la no recibida...

Il Truganal (Foto de la página "Trabao Tierra Cunqueira")
Pero, a pesar de la crisis, siempre hay que se arriesga a emprender una aventura. En Trabáu, dos nuevos negocios de hostelería vieron la luz: en abril, el bar "Il Truganal", a la orilla de la carretera, y un alojamiento rural, Quei Vitorino, al lado de la tienda de artesanía "El Rincón Cunqueiru". Y en Cecos, se abrió el Hotel Cecos a finales del mes de julio.
Larga vida a todos, y que cunda el ejemplo.
Hotel Cecos (del blog Ibias: El Lejano Oeste)

No fue el 2011 ta pródigo en blogs como el 2010, pero hay una nueva presencia de esta tierra olvidada. De la mano de José Antonio Fernández procede el blog que nos habla del pueblo cangués de Oubachu: El Blog de Obacho (Llega el invierno).

Hicieron su aparición nuevas publicaciones de autores de la zona, todas editadas por Calecha, esta vez de parte de Alberto Álvarez con un mapa del Alto Sil,  (aunque sería más justo decir que es EL MAPA del Alto Sil) y un libro de rutas por el mismo lugar, Alto Sil. 40 rutas a pie. Volumen 1, imprescindibles ambos para conocer esta comarca leonesa de primera mano.

También se presentó un libro escrito por Julio Álvarez Rubio, autor del excelente blog Noroeste leonés (que espero que continúe su andadura en este 2012 que se nos echa encima), sobre la sierra leonesa de Ancares y extendido al también leonés valle de Forniella y las comarcas lucenses de Cervantes, Burbia y Suarna, Ancares en coche y a pie.


 No nos conformemos con que el próximo año no sea peor que éste. Hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para que sea mejor para nosotros y para nuestra tierra. 

Con el recuerdo a quienes se ausentaron definitivamente en 2011,  y muy especialmente a los que lo hicieron de manera inesperada, feliz 2012 para todos los que os habéis acercado en alguna ocasión a visitar este País Cabreiru.







martes, 6 de diciembre de 2011

Pontes

(Peru de las físicas, non de las que, cumu la ponte de la Inmaculada Constitución, sólu esfrutan dalgunos privilexaos...).
Nun faltan nesta tierra, amás de fontes, outras corrientes d'augua. Entre el.las ta la principal, el ríu Ibias, ya varios regueiros ya regueras que baxan a él. Ya yera necesariu cruzalas pa yir a las fincas ou a l.lugares onde houbiera pastos pal ganáu, madera ya l.lousas pa las casas ou las cabanas, ya outros l.labores.
Restos de l'antigua ponte de La Baxancada
Dalgunas pasábanse ensin más problema, cuandu'l nivel del augua lu permitía. Peru outros, más caudalosos ou más fondos, faían necesariu un pasu más firme. Polo tantu, nun nos faltan tampoucu pontes. Dalgunas, las más cenciel.las, yeran dous ou tres viguetos apegaos. Los furacos entre los viguetos tapábanse con terrones, piedras, tierra ya canas pa faer un bon pasu pa la xente ya tamién cona finalidá de que'l ganáu nun viera l'augua debaxu mesmu ya pudiera asustase, cayendo al ríu, cumu La Ponte Nueva (tamién chamada El Pontigu La Fábrica), güei desapaecía (nun confundir con A Ponte Nova d'El Villar, a unos 7 km ríu abaxu).
Outras pontes, con vigas más grandes ya tablas pal pisu, yá valían pal pasu d'un carru bien cargáu de yerba, fuecha, piedra, l.lousa, cuitu ya tou tipu de cargas, cumu la viecha ponte de La Baxancada, que xunía los praos de La Casera, na marxen dereita, cono Camín Real que venía d'Astierna (única comunicación qu'había entoncias pa acceder a el.los desde La Viliel.la) ya tamién yera transitada pola xente que yiba ya vinía, dende Ibias por El Corralín a Cangas.
L'abandonu de los l.labores agrícolas ya la posterior apertura de la caxa del proyeutu Cecos-L.larón fixenon que esta ponte nun volviera a ser usada ya nun se fixo más por mantenela.
L'actual ponte de La Baxancada
L'arcu La Baxancada
Mención aparte merez la actual ponte de La Baxancada, muitu más reciente, feita de piedra ya cementu, que formaba parte del proyeutu Cecos-L.larón (que quedóu, cumu tous sabemos, pa prau). Güei hai quien s'entretién tirando las piedras del muru al ríu, cono qu'en poucu tiempu yá nun-l.ly quedará más que l'arcu ya'l pisu.

La Pontiga, en términos de L.larón ya agora intransitable, cruzaba'l regueiru Los Molinos (tamién chamáu Los Campetinos), na ruta'l Camín Real de L.larón a Fonduveigas ya que quedóu en desusu cuando foi feita la carretera de Fonduveigas a El Pueblu.
Agora mesmu, nos términos de la parroquia de L.larón, sólu quedan duas pontes en bonas condiciones: El Pontón, en L.larón, ya La Ponte (na zona de Muruecos) en La Viliel.la, que yía parte del Camín Real d'Ibias ya Trabáu a Cangas del Narcea ya que vei merecer una entrada pa el.la sola.
Más pontes cercanas, n'Il Bau: As pontis
(N'asturianu, no día la Constitución, pa que nun olvidemos que l'artículu 3.2. sigue ensin cumplise n'Asturias 33 anos dispuéis d'aprobáu)


lunes, 14 de noviembre de 2011

Hágase la luz...

Parece ser que eso fue lo que dijo el Supremo Hacedor el primer día que hizo el mundo.  Pero, como todavía no estaba hecha La Viliel.la, no pudo poner iluminación en este lugar. Entonces, una vez puesto el poblado en el sitio en el que está ahora, sus habitantes se las ingeniaron de muchas maneras para alumbrarse dentro de las casas. Lo más tradicional fueron los gabuzos, un palo seco de brezo previamente quemado, además de la luz que daba el fuego de la cocina tradicional, la l.lariega. Después se dio un salto tecnológico con las capuchinas y los faroles, de aceite y petróleo. Entre los años 1950 y 1976, se sacó energía eléctrica aprovechando los motores de una antigua serrería conocida como La Fábrica, situada en el monte de El Coronzu, a la orilla del río Ibias, que fue cuando las bombillas aparecieron en las casas.

El método más usado actualmente en La Viliel.la para el alumbrado de las calles

Capuchina (para interior y las noches apacibles)
En 1976 se abandonó este método por falta de personal para atender el trabajo de ir a echar y quitar el agua de las turbinas y cada vecino se las apañó para poder tener luz dentro de casa: unos con un motor de gasóleo y baterías eléctricas, y otros, la mayoría, con las famosas botellas azules de gas y un artilugio acoplado que, a través de una tela que había que quemar y protegida por un cristal (las famosas "camisas" que era raro que no rompieran), era el que proporcionaba la luz, además de linternas y velas.
Por fin, en 1986, con el Plan de Electrificación Rural de 1985, que firmó la compañía entonces asturiana Hidroeléctrica del Cantábrico y el Gobierno del Principado, pudimos tener en las casas la luz, que se hizo realidad en los primeros meses de 1986.
En ese mismo año consultamos en las oficinas que Hidroeléctrica del Cantabrico tenía en Cangas la posiblidad de poner el alumbrado público en L.larón y La Viliel.la. Allí nos dijeron que ellos no la ponían porque era competencia del Ayuntamiento (previa presentación de un proyecto y su aprobación) pero que podían usarse los postes de hormigón colocados por la compañía para instalar en ellos las farolas. Se envió, entonces un proyecto para La Viliel.la, pagado por los vecinos, al Ayuntamiento, en el que se detallaban la situación y el número de puntos de luz (14) que se consideraron necesarios para una correcta iluminación del pueblo. El proyecto fue desestimado por el Ayuntamiento porque les parecían "muchas farolas", pero no dieron ninguna alternativa al mismo.
En L.larón se hizo también un proyecto por cuenta de los vecinos, pero dieron un paso más y lo llevaron a cabo pagando ellos mismos el coste de poner las farolas. Pero aún les quedaba tropezar (cosa rara para la parroquia de L.larón...) con el Ayuntamiento, que les negaba el enganche eléctrico. Tras varias gestiones y no pocos cabreos vecinales, consiguieron que el Ayuntamiento hiciera la conexión, y hoy disfrutan de sus calles alumbradas.
Farol (cubierto, para los días de lluvia o aire)
En La Viliel.la, entre 1986 y 2006, hablamos directamente con el alcalde en varias ocasiones, con reuniones de no más de quince minutos. No hacía falta mucho más tiempo para escuchar, en todas las ocasiones la misma respuesta: "No hay presupuesto". Mientras, durante todos esos años veíamos que para otros pueblos del concejo sí había presupuesto para el alumbrado (de nueva instalación o renovación), fiestas, pavimentación, cambio de adoquines en la villa de Cangas (me refiero, obviamente, a los de las aceras...).

Candil de carburo, para uso individual
Mientras tanto, y muy hartos de las negativas del alcalde, se mandó otra carta al Principado, en el año 2002, (la yá célebre Carta a los Reyes Magos) en la que pedíamos que el Principado se hiciese cargo de la instalación del alumbrado, en vista de que el Ayuntamiento hacía una absoluta dejación de funciones con respecto a las infraestructuras básicas de La Viliel.la. La contestación y los resultados pueden verse en la "Carta", y aquí en lo referente a la canalización subterránea de los cables.
En 2007, esperanzados por los aires nuevos que parecían correr por el ayuntamiento, volvimos a intentarlo. En la reunión que tuvimos con el nuevo alcalde a finales de agosto de ese año, y donde, visto el trato de los años anteriores, nos sentimos escuchados y no sólo oídos, se nos dijo que se haría el proyecto y que en un plazo de dos años podríamos tener el alumbrado, teniendo en cuenta que había más pueblos en el concejo sin luz y que había muchas otras necesidades.
Estamos en el año 2011 después de Jesucristo. Todos los pueblos de Cangas del Narcea tienen alumbradas sus calles. ¿Todos? ¡No! Al menos, al Sur del concejo  todavía hay un lugar que no conoce las farolas a menos que vayan a otros pueblos. (Tomado del comienzo de "Cabreirix, el harto").
Bonita vista de La Viliel.la por la noche (cualquier noche)
Y ahora que están ahorrando y recortando apagando farolas, parece que no las veremos jamás. Nos queda el consuelo de saber que el pago del gasto de luz de las farolas de la Viliel.la no será el causante del aumento del déficit del Ilustrísimo Ayuntamiento de Cangas del Narcea. Del déficit monetario hablo, claro, que el déficit de atención a los dos pueblos que están del otro lado de El Rañadoiru sigue aumentando, al mismo tiempo que el déficit de la ética de nuestros representantes. Ni siquiera el reciente túnel hace que parezcamos efectivamente de Cangas. Mientras tanto, seguiremos sacando todos los instrumentos de iluminación, más o menos recientes, para no pegárnosla de noche por las calles de La Viliel.la.

(Vergüenza tendría que darles a los alcaldes que esto sea noticia en la Europa occidental del siglo XXI: Alumbrado público en el concejo de Valdés, y que lo vendan como un gran logro. Apaga y vámonos).

miércoles, 2 de noviembre de 2011

In memoriam 2011

Nesti anu 2011 dexánonnos:

Antonio Álvarez Ramón (Que'i Corbella), en La Viliel.la.

Ludivina Martínez Álvarez (Que'i La Casera), en Madrid.

María Martínez Ramón (Que'i Xuan Blanco), en Cangas del Narcea.

Benito Álvarez López (Que'i Mingarrín), en Zarréu.

Josefa Fernández Rodríguez (Que'i Clara), en Buenos Aires.

Síavos la tierra l.lixera.







jueves, 13 de octubre de 2011

Chapuzas y mentiras Principado, S.A. (1)

(Vamos a contar mentiras)

Hace algunos meses me había entrado la vena musical. Y comparando el proyecto tan bonito que habían diseñado para el abastecimiento, saneamiento y pavimentación de La Viliel.la (bajo el bello nombre de Plan de Mejoras Integrales, según el responsable habitual), con la realidad del mismo, el cante surge espontáneamente.

Ya empezaron eliminando costes del proyecto sobre lo que nos habían dicho en la entonces Dirección General de Recursos Naturales. Para ver las promesas, podéis visitar la entrada La carta a los Reyes Magos.
Empezamos por no saber nada del nuevo depósito. A cambio, el proyecto aprobado por el Consejo de Gobierno en el verano de 2005 (por cierto, imposible de localizar en la página web del Principado) pone lo siguiente:

Red de Abastecimiento:
De acuerdo con el cálculo estimado de población se ha previsto que los caudales actuales son suficientes para el abastecimiento del núcleo.
No se proyecta modificación del depósito regulador, ya que el pueblo no sufre restricciones de agua en ninguna época del año, aunque sí está contemplada una pequeña reparación para eliminar las pérdidas de agua existentes.

El depósito y, en medio, nuestras particulares cataratas del Niágara
Se renueva la tubería de la red de distribución en toda su longitud. Como el caudal medio máximo es de 0'463 l/seg. y el caudal punta puede llegar a 0'463 x 3 = 1'389 l/seg., renovaremos la red con una tubería que permita el servicio de, al menos, 2'00 l/seg. en el punto más desfavorable de la red, de manera que se pueda instalar en el mismo una boca de riego diámetro incendio capaz de suministrar ese caudal”.


La reparación de las fugas
Ni que decir tiene que la pequeña reparación no la llevaron a cabo, siendo realizada por los vecinos en el mes de septiembre de 2010, ante el incremento de las pérdidas de agua, y que ha servido de bien poco. La renovación (por llamarla de alguna manera) de la tubería, sólo en los puntos en los que, al hacer la zanja para el alcantarillado, fue rota por la excavadora, y que consistió en cortar el tramo roto y empalmar uno o varios trozos nuevos. Así, se pudo ver que en un tramo de 5 metros hay tres empalmes seguidos. Y ese mismo año se descubrió una fuga de agua que fue causada por dichas obras y que estuvo oculta hasta que fue descubierta y reparada por los vecinos en dicho mes de septiembre.
La boca de incendios, pensada con buen criterio inicial, fue tragada por los agujeros negros de la burocracia. Parece ser que no consideraron necesario un punto donde abastecer un vehículo de bomberos o conectar una manguera. Claro, como el monte y el pueblo de La Viliel.la están hechos de materiales incombustibles, ¿para qué gastar el dinero en una toma de agua?


El contenedor orgánico y los de reciclaje
Los contenedores de reciclaje, a la espera de mejores tiempos. Con lo que toda la basura (orgánica, papeles, envases plásticos y de vidrio) va al mismo cubo. Curiosa manera de los organismos públicos de concienciar a los vecinos de la necesidad de separar dichos elementos para cuidar el medio ambiente, y más teniendo en cuenta la ubicación de La Viliel.la en Muniel.los. Eso sin contar que, en ciertas épocas del año (abril-septiembre, generalmente), el aumento de población hace que la basura rebase la capacidad del contenedor (situado a unos 350 m del pueblo y que recogen una vez por semana, aunque cobran como si viniesen todos los días a buscarla a la puerta de cada casa), y haya bolsas fuera del cubo. La promesa del segundo contenedor o una ubicación de los contenedores más cercana al pueblo quizás están aguardando a que se inaugure la autovía/vía verde/vayaustedasaberqué La Espina-Ponferrada.

"Cableados" con las farolas
Queda, por ahora, hablar de la canalización subterránea prevista para el alumbrado público. Cuando empiezan a hormigonar, ninguno de los obreros conocía tal previsión. Al ponernos en contacto con la D.G. de Recursos Naturales para advertirles de que dicha obra no se había efectuado, nos comunican que: 1º El responsable está de vacaciones (muy merecidas, por supuesto), con lo cual nadie puede tomar la decisión de llevarla a cabo, y 2º Que para hacer dicha canalización hay que presentar un proyecto a la empresa eléctrica y que ello supone, en el mejor de los casos, una paralización de las obras de hormigonado durante unos cuatro meses. Con las calles del pueblo abiertas en canal, esos cuatro meses suponían la llegada del mes de diciembre, y posiblemente, dado el tiempo que suele hacer en esas fechas, al menos otros dos meses más para acabar el hormigonado. El resultado: el pavimentado continuó según lo previsto. Y si alguna vez llegamos a ver el alumbrado público en La Viliel.la, tendremos otro montón más de cables por el aire, causando un bello efecto visual en un lugar situado al lado, casi dentro, de la Reserva de Muniel.los. Otra muestra más de lo que les preocupa el entorno medioambiental a los presuntos responsables de cuidarlo y protegerlo.


.

viernes, 16 de septiembre de 2011

Outra vez

En mariel.lu, la zona queimada esti anu; n'encarnáu, la del 2010
Paez que los vecinos de La Viliel.la tamos condenaos a tener un incendiu na puerta'i casa tólos anos. Ya paez qu'esti blogue ta tamién abocáu a tener que faer una crónica prieta al escomenzar cada temporada. Na medianueite del vienres 9 pal sábadu 10, una manu criminal (posiblemente la mesma del anu pasáu), prendióu fuéu en varios puntos del monte de La Viliel.la, situaos a una distancia d'entre 1,5 ya 2 km del pueblu, xustu pa detrás del terrén queimáu n'agostu del 2010. Sabía'l criminal que dando l.lume nesos l.lugares, el mal causáu sería muitu, ya túvolu bien fácil: a la sequedá del suelu ya la vexetación (más de un mes ensin chover), hai que sumar la fuerte pendiente de la zona, más d'un 70%), que fixo que l'incendiu xubiera con rapidez. Quixo'l delincuente acabar el trabachu que-l.ly quedóu a medias l'anu anterior. Pa chegar al sitiu nun tuvo problemas: pola caxa del proyeutu de la carretera Cecos-L.larón, nuna nueite estena de l.luna chena, cono que nun tuvo qu'usar l.luz pa yir ya volver.
Tamién esta vez, bien ceu, empezanon los bombeiros el sou l.labor por tierra, ya nuevamente los medios  aéreos, a las 8 la mañana del sábadu, taban echando augua pa tratar d'apagar el l.lume. Naide que nun viviera una situación tala puede imaxinase lu que yía ver a las 6 de la mañana pola ventana de casa un resplandor anaranxáu ya sentir el golor a queimáu invadiendo outra vez el val.le cabreiru en poucu más d'un anu.
L'incendiu (na cara Sur d'El Cerru), desde El Col.láu
L'incendiu podía considerase práuticamente apagáu el mesmu sábadu pola tarde, anque los helicópteros continuanon refrescando la zona. Peru pola nueite reavivóuse, quiciás pol vientu, que fixo prendese dalguna brasa que quedara oculta, ya que la zona queimada yía una granda con escasu arboláu. Cumu consecuencia, el domingu volvienon los helicópteros ya quedóu un retén de vixilancia hasta'l martes 13, cuando yá se dióu por estinguíu l'incendiu.
Nun tien sentíu volver a poner aiquí lu mesmu que nas entradas de setiembre del anu pasáu. Peru paezme necesariu reconocer el trabachu de bombeiros ya brigadas forestales. Ya, pa nun perder la costume, la crítica a los sous xefes, que los mandan ensin un mapa de la zona pa facilitá-l.lys los l.labores d'estinción ya vixilancia (ya gracias qu'alcuentran dalgún vecín que-l.lys indica'l camín más axeitáu). Ya cansa dicir que los caminos ya sendeiros que podían faer más fácil l'accesu de vehículos ya personal d'estinción a la zona (ya valir de cortafueos primarios) tán práuticamente  zarraos pola vexetación. Esu sí, la caxa de Cecos-L.larón rózanla cada poucos anos. D'esa manera, el fichu la gran puta que prendióu'l l.lume nun tien problemas pa yir a queimar.
La zona queimada, desde L'Altu La Sierra (Trabáu)
Ayer chovióu en La Viliel.la. Peru chega un poucu tarde esta augua. Ya espero que si vien de tormenta nun acabe l.levándose la tierra del terrén queimáu. Más l.lágrimas pol monte, pola Naturaleza, ya, en definitiva, por nós mesmos...

viernes, 9 de septiembre de 2011

365

Yía´l númberu de días que fai qu'empecéi esti blogue. Ya nun taba mui seguru de que chegara a cumplilos. Peru'l casu yía que, un anu dispuéis, sigue aiquí. Cumu dixi na primera entrada, nun ta feitu pa contentar a naide, nin siquiera a mi mesmu, ya la michor preba yía que la mayoría las entradas tán feitas con muitu mal xeniu, ya unas gotinas d'esa ironía (que nun dexa de ser mal xeniu) que prestan ya disgustan casi a partes iguales a quienes tuvienon la deferencia de l.leelas aiquí ou que las vienon en dalgún comentariu n'outros blogues.
Tampoucu pensaba que yiba a tener nesti tiempu 7.900 visitas. Paez que los compañeiros ya amigos d'outros blogues entran muitas veces al cabu'l día ou vei ser que la xente l.lee cualquier cousa... Peru échase de menos a la xente de L.larón ya La Viliel.la (aproveito p'agradecer a Suso de Josepillo las súas colaboraciones l.literarias ya fotográficas), que yía la que más cousas podía aportar, anque foran sólu comentarios, ya a la que, en teoría, más podían interesá-l.ly estas l.linias.
D'outra miente, la fecha del 9 setiembre na que salióu a la l.luz esti blogue nun foi una casualidá. Yera'l día no que tradicionalmente se celebraba la fiesta de La Viliel.la, n'honor a San Antonio de Padua, en tiempos muitu michores pal l.lugar, ya que quixi recordar d'esa manera.
Nestos doce meses pasanon cousas bonas (muitas) ya menos bonas (poucas, por suerte). Güei tamos de celebración, asina que vou esqueiceme de las malas ya pensar namás nos bonos momentos, de los que hai dous que rel.luman entre tous: los alcuentros blogueiros en La Rioja ya no País Cabreiru.

Muitas gracias a cuantos empleasteis parte del vuesu tiempu en l.leer esti blogue, n'especial a los mióus amigos d'esti L.lonxanu Oeste, que tán xebraos pol mundu. Ya, en vista del ésitu, amenazo con siguir escribiendo. Aiquí escomienza “País Cabreiru, anu 2”...



miércoles, 24 de agosto de 2011

No hay quinto malo...


Al menos eso dicen los aficionados a la tauromaquia. Pero no sé si esa frase podrá ser aplicable al V Encuentro Bloguero del Lejano Oeste que se celebró el pasado sábado 20 de agosto en La Viliel.la.

El comienzo del ataque ibioux
Todo empezó, aproximadamente, a las 13 horas de ese día, cuando cuatro jóvenes, bellas y valientes guerreras de la tribu de los ibioux hicieron su entrada en el poblado cabreirokee con intención de tomarlo al asalto. Las acompañaba el hombre-medicina de la tribu, procedente de una tribu leonenche, el cual, mediante danzas rituales y frases misteriosas, las arengaba al ataque. Los gritos de guerra se oían por todo el poblado, y sus habitantes, entre asustados y asombrados, apenas se dejaron ver. Pero las decididas y belicosas muchachas no contaban con que, desde su tipi, el Gran Jefe Cabreiru Osu Roxu vigilaba todos sus movimientos, con atención especial a la morena que parecía llevar el mando.
Cuando llegaron a la tienda principal, creyendo ya vencida toda resistencia, el Gran Jefe hizo su aparición, empuñando el hacha de guerra (puesto que estaba cortando leña). Las asaltantes, sorprendidas ante tal muestra de valor, decidieron deponer las hostialidades y parlamentar. Se formalizó una tregua hasta la caída del sol, aunque no se fumó la pipa de la paz por estar prohibido fumar dentro de la Reserva de Muniel.los, y en su lugar se decidió intercambiar besos y apretones de manos (esto último entre el hechicero y el Gran Jefe, para no dar lugar a habladurías infundadas).

Poco a poco fueron llegando los asistentes, alguno de los cuales ya conocía este rincón perdido. Los más madrugadores, José Arias y su esposa, que era la primera vez que asistían a una reunión del Lejano Oeste. El último, El Chapras, autoridad suprema del territorio, que llevó el vehículo hasta la puerta pero que esperó prudentemente antes de bajarse a que las tribus indias hubiesen hecho totalmente las paces por si decidían celebrar el V Encuentro cortándole (aún más) la cabellera. Aunque se le recordó sutilmente su desaparición de la organización del evento.

Nuevamente mayoría absolutísima de ibienses (nativos o asimilados), quedando esta vez la representación canguesa en Pablo, y la lacianiega en Alto Sil (que ya hizo una magnífica crónica del Encuentro). Como siempre, se echó de menos a todos los que por diversos motivos no pudieron acudir (degañeses, y demás ibienses, lacianiegos y cangueses). Se contó con la presencia de la famosa escritora María del Roxo (que no habló de su libro), y con la de la Marquesa de La Viña, la cual, al comprobar que no sólo tuvo que andar 400 m, sino que ni siquiera había alfombra roja ni banda de música para recibirla, estuvo a punto de volver a sus posesiones poseída por la ira, aunque fue parcialmente aplacada por las atenciones posteriores.
No faltaron motivos, como ha sido habitual en todos los encuentros, para pasarlo bien: buena gente, buena y abundantíiiiiiiisima comida traída por los comensales (excelentes la rosca de la Marquesa y la tarta de feixolos de Mari; y hasta el Chapras trajo una tortilla, desafiando el veto del Consejo Superior), vino de La Rioja y La Mancha y otro di-vino traído por Berta y Gonzalo, sidra como para una boda real, orujo, licor de orujo... El tiempo, que no parecía en principio estar conforme con la jarana organizada, nos dejó disfrutar durante toda la jornada. Después de la orgía gastronómica hubo una breve incursión por el Territorio Prohibido, que contó con la totalidad de los asistentes.
Camino de la Zona Prohibida
Antes de ir a la Zona Prohibida, recibimos la visita del Bandido de Tormaleo, que no pudo hacerse con ningún botín, a pesar de tener en su poder al Marquesito, acompañándonos ambos al paseo. No obstante, conseguimos engañarlo para que al marcharse se llevase a la Marquesa, con la excusa de que podía obtener un buen rescate por ella.

Como en toda juerga que se precie, no nos faltó la música: Ángel a la gaita, Sandra con el acordeón, el pandero y la pandereta (pero no a la vez), y Celia a la pandereta, haciendo gala de una excelente sincronización, hicieron las delicias auditivas de todos los asistentes, los cuales se animaron tanto que acabó organizándose un baile como si fuese la fiesta del lugar.
Sólo me queda agradeceros a todos vuestra asistencia y vuestra benevolencia para disculpar los fallos de organización (que los hubo...), que espero que guardéis un buen recuerdo de vuestra estancia en La Viliel.la, y que para mí fue una jornada inolvidable, como siempre que he estado en vuestra compañía. Ahora toca preparar el próximo (¡¡¡¡Chapras!!!!...).

domingo, 21 de agosto de 2011

"Lara", en casa

El día que fue encontrada (Foto: Consejería de Medio Ambiente)
134 días después de ser hallada con gravísimas heridas producidas por el ataque de un oso adulto (La Voz de Asturias, La Nueva España, El Comercio), la osezna “Lara” vuelve a su casa, al Suroccidente asturiano donde nació, ya recuperada de sus heridas . La comisión de expertos decidió que lo mejor para el animal era que retornase a su lugar de origen, y este viernes 19 de agosto  fue soltada en términos de La Viliel.la, cerca del lugar  en términos de L.larón donde fue avistada el 7 de abril por Elías Suárez, vigilante de la Fundación Oso Pardo, el cual avisó al Seprona y a la guardería del Principado para capturarla y llevarla primero a la clínica Buenavista  (Uviéu) , donde se le dieron las primeras atenciones, y después al centro de recuperación de la fauna de Llaíñes (Sobrescobiu), en el que fue tratada de sus heridas y alimentada convenientemente. Aunque estaba previsto liberarla el día 23 de junio, los veterinarios optaron por asegurarse de su total recuperación (Les Noticies).
Atrás quedan más de cuatro meses de incertidumbre sobre la salud del animal y las presiones, desde el primer momento, del grupo ecologista FAPAS,que parecía considerar que la osezna era un objeto de su propiedad, y que pretendía llevarla como hembra reproductora al Parque de Redes, obviando el hecho de que “Lara” naciese y viviese entre los concejos de Degaña y Cangas del Narcea. Presiones que fueron apoyadas por los hosteleros de la zona de Redes, por el potencial de atracción turística que suponía la presencia de una osa en dicha zona.
No fueron las pretensiones de esa asociación ecologista fruto del paso del tiempo: en su página web (sección "Contestando a los socios", 10 de abril) ya tenían muy claro que “Laravalía perfectamente para sus experimentos de recuperación de la población osera oriental, sin que pareciera importarles en exceso el bienestar del animal. Contrasta esta actitud con la demostrada por el FAPAS y la Fundación Oso Pardo con la osa "Villarina", encontrada cerca del lugar de Vil.larín (Somiedu), y sobre la que la posibilidad de llevarla fuera del hábitat natural donde fue hallada apenas fue considerada. Y el 26 de junio, otra organización ecologista se apuntó también a la subasta-secuestro de la osezna de L.larón, además de una agrupación política de Ayer, éstos el 30 de junio. Para completar el panorama, la Fundación Oso Pardo (después de un largo y sospechoso silencio desde la aparición del animal), en un informe enviado a la Dirección General de Biodiversidad y Paisaje el día 29 de julio, apoyó también el secuestro de "Lara" (traslocación, lo llaman todos estos experimentadores), considerando que sacar a la osa del lugar que conocía era un hecho irrelevante. Claro que tampoco la postura de la FOP fue una sorpresa, pues su presidente, Guillermo Palomero, apostaba por llevar osos del Occidente al Oriente "para conseguir un cruce artificial", en un artículo en LNE del 22-3-2011.
En la clínica "Buenavista" (Foto: El Comercio)
El caso de “Lara” no es el primer expolio del patrimonio natural vivo del Suroccidente de Asturias, que, por suerte, en este caso quedó nada más que en el intento. Esta tierra olvidada por Dios y, sobre todo, por los poderes públicos ya vió cómo en el año 1952 se llevaron dos osos encontrados en la zona de L.leitariegos y Degaña, que quedaron huérfanos cuando un desalmado mató a su madre (y al parecer la remató a palos), para servir de atracción de feria en Uviéu: “Perico” y “Petra”, enjaulados, hasta que murieron, en el Campu San Francisco. Y, como muestra del aprecio que les tuvieron, no hace muchos años que el cuerpo embalsamado de “Perico” estuvo a punto de ser arrojado al vertedero por no disponer de sitio en los almacenes municipales de Uviéu (El Comercio, 18-6-2010).
Más reciente está el caso de “Paca” y “Tola”, a las que, en 1989 dejaron huérfanas otros criminales que mataron a tiros a la madre de ambas en Cangas del Narcea. La escasa edad de ambas, incapaces entonces de valerse por sí mismas, y el prolongado contacto con humanos hicieron inviable la reintroducción en su lugar de origen, y fueron trasladadas a un recinto en el concejo de Santu Adrianu como atractivo turístico. El resto de la historia ya es sobradamente conocido.

En Llaíñes  (Foto: Pablo Lorenzana, LVA)
Llama poderosamente la atención que, en ninguno de los tres casos, las autoridades municipales de Cangas del Narcea y Degaña se pronunciasen sobre el traslado de los osos fuera de estos concejos, y especialmente en el de “Lara”, vistos los antecedentes, y en contraste también con la actitud del alcalde de Somiedu con respecto a "Villarina". El Ayuntamiento de Cangas únicamente mandó una tardía y tibia nota a la Consejería el día 6 de julio,  en la que se pedía el retorno de la osa o una compensación si no volvía. Pero en el caso que nos ocupa parece natural que nuestros munícipes no pudiesen perder mucho tiempo en esta cuestión tan poco rentable, teniendo en cuenta que estaban muy ocupados en la precampaña y campaña electoral, primero, en repartirse los cargos municipales, ponerse el sueldo e instalarse en los despachos después, y en insultarse mutuamente en todo lugar y circunstancia. Tampoco parecía alzarse ninguna voz por parte de los empresarios de turismo de la zona, en contraste con el entusiasmo con el que los hosteleros del oriente asturiano apoyaron la idea de llevar la osezna al Parque de Redes, pues ello significaba “una promoción turística de la zona”, hasta que la asociación de Turismo Rural Fuentes del Narcea  emitió un comunicado el 30 de junio apoyando el retorno de "Lara" a casa que fue publicado en la prensa el 2 de julio (La Nueva España, La Voz de Asturias). ¿Acaso para Degaña, Cangas e Ibias, no era también una promoción? No se trata de asegurar a los visitantes que van a ver osos como si fuesen vacas, pero tampoco eso es posible en Redes o en cualquier otro sitio. Pero recordemos la gran cantidad de personas que fueron por la zona cuando fueron avistadas una osa y sus dos crías (una de ellas, “Lara”), entre los términos de Fonduveigas y La Viliel.la, en la primavera y verano de 2010. Algún beneficio dejarían esos visitantes en los establecimientos del contorno, pues no todos eran vecinos, y algo hablarían con sus amistades sobre la zona cuando volvieron a sus lugares de origen. No se supo nada tampoco de la opinión de los grupos ecologistas de la zona (especialmente de los cangueses), al menos de forma pública. Aunque tampoco parece que fuese un asunto que preocupase en exceso a la sociedad canguesa, degañesa e ibiense: no hay más que ver el escaso eco de las noticias sobre la salud de la osezna o sobre las pretensiones de llevarla a otro lugar, si bien es cierto que la movilización en las redes sociales de internet tuvo una buena acogida, lo que ayudó al retorno de "Lara" a su casa.
Nos quejamos de que nos tienen olvidados desde el Principado, pero no tenemos en cuenta la parte de culpa (nada desdeñable) que nos corresponde a nosotros por no defender lo que es nuestro, en los lugares adecuados, en éste y en otros asuntos. Unos pretenden quedarse con los osos, el turismo y los beneficios, y nosotros (gracias a nuestro silencio cómplice y nuestra dejadez), nos quedamos con las prohibiciones, los aerogeneradores, las escombreras de la minería a cielo abierto y la agonía, cada vez menos lenta, de nuestro Suroccidente. ¿Tendremos lo que merecemos?
.
En Llaíñes (Foto: LNE)
Bienvenida, "Lara", a tu casa. Y esperemos que tu vida en libertad sea larga, para que podamos disfrutar de tu presencia, al igual que lo hicimos en tus primeros pasos, y seas el emblema de la recuperación natural y económica (que no son incompatibles, sino complementarias) de nuestro Suroccidente ástur.


Mi agradecimiento personal a cuantos colectivos y personas apoyaron el retorno de "Lara" a casa. Y mi desprecio más absoluto hacia quienes, disfrazados de ecologistas, han tratado de secuestrarnos, una vez más, una parte de nuestro patrimonio (pensando en primer lugar en sus negocios y no en el bienestar del animal), y hacia quienes se supone que son nuestros representantes institucionales más cercanos, por no hacer prácticamente nada por evitar este nuevo intento de expolio.


jueves, 21 de julio de 2011

Dúas de romanos (II)

Los romanos nun pasanon namás pol País Cabreiru a l.levase l'ouru. A cambéu dexánonnos tamién outras cousas: la l.lingua, las l.leis, ferramientas cumu l'aladru, ya una piedra grabada conos datos d'un oubreiru (que posiblemente fora un capataz) de las esplotaciones mineras. La piedra apaecióu nos términos de La Viliel.la, no l.lugar nomáu L'Arnosa, na finca d'un vecín del pueblu. Estu yera lu que ponía'l Boletín de la Real Academia de la Historia, no sou númberu de xineiru de 1901:
En carta del 12 de Diciembre pasado y desde la ciudad de Oviedo, participó á la Academia su doctísimo Correspondiente D. Fermín Canella y Secades varias noticias concernientes á la inscripción geográfica, que publicó por primera vez D. Aureliano Fernández Guerra y ha reproducido Hübner, suponiendo mal que fué descubierta “á dos tiros de bala de Cangas de Onís.” Las noticias se deben al señor cura párroco de Larón, con el objeto de ilustrar la obra intitulada Asturias, que se halla actualmente en curso de publicación. La piedra tumular no pertenece a Cangas de Onís sino a Cangas de Tineo, hacia el extremo occidental de la provincia.
 Las noticias expuestas por el párroco de Santa Eulalia de Larón dicen textualmente:
“Entre Larón y Viliella, en el punto llamado Aruesa, se ve una piedra sepulcral, que recuerdan muchos haberla visto montada sobre cuatro mojones, barnizada, ó mejor dicho, pintada de encarnado, sobre la cual había una losa de pizarra. Tiene la siguiente inscripción que copié lo mejor que pude:
                                         L*VALERIVS
                                  POSTVVVS*
                                  VX*AN*L*
                                  H*S*EST*
                                   S*T*T*L*

“Se dice que en este punto tenían los romanos un cementerio. A los 500 m., en un punto llamado Muracal o Muruecos, es tradición y creencia general que hubo una ciudad ó villa importante. Hoy se ven grandes escombros y cañerías que demuestran ser restos de importantes calles.”
La inscripción de la l.lábana funeraria diz estu: Lucius Valerius Postumus Uxamensis annorum L hic situs est. Sit tibi terra levis, que significa: Luciu Valeriu Póstumu, nacíu n'Osma, de edá de 50 anos, aiquí repousa. Síate la tierra l.lixera. La súa ciudá d'orixen yera l'antigua Uxama Argaela, población arévaca situada a poucu más d'un kilómetru de las actuales Osma ya Burgo de Osma, na provincia de Soria. Aiquí pueden vese dalgunas fotos del pobláu.
La l.lábana foi atoupada por Felipe Rodríguez-Castellano Gavela ya'l sou fichu Manuel Rodríguez Álvarez, de que'i Felipón, no anu 1879. La finca na que taba l.labrábase ya la piedra fonon moviéndola pa que nun estorbara al trabachar, hasta qu'acabóu no fondu la tierra. Muitos anos dispuéis, alredor de 1930, l.levóula Manuel en carru pa la puerta'i casa, ya ail.li tuvo hasta que'l 5 de diciembre de 1951, terciando l'historiador uvieín Joaquín Manzanares Rodríguez-Mir (fundador del Tabularium Artis Asturiensis), foi dada polos fichos de Manuel Rodríguez al Muséu Arqueolóxicu d'Asturias, l.lugar no que ta agora.
Situación de los yacimientos arqueolóxicos


martes, 12 de julio de 2011

Una de romanos (I)

El Caldeirón (centro) y La Granda L'Antigua (derecha)
Hace ya unos cuantos años que pasaron por el País Cabreiru y alrededores las legiones romanas y descubrieron que podían sacar algún beneficio escarbando en la tierra. El ejemplo más conocido es la explotación de oro de El Corralín. En términos de La Viliel.la hubo una explotación semejante, aunque algo menos espectacular, ya que los ocupantes aprovecharon un pequeño valle natural para sacar el oro con un método igual al de El Corralín. Para ello, y mediante mano de obra más o menos barata, abrieron un canal desde el arroyo de  La Porquera o  de L'Aviséu, con una longitud aproximada de 1 km, hasta un pozo que, posteriormente, dió nombre al lugar (El Caldeirón). Este depósito, de forma rectangular, tendría unas dimensiones mínimas aproximadas de 30 metros de largo por 15 de ancho, y de una altura indeterminada, aunque algunos restos de la pared tienen una altura cercana a 1 metro. Todavía, después de los años transcurridos, es posible reconocer el lugar donde está el pozo. El canal mencionado fue usado en uno de sus tramos como presa para regar alguno de los prados que se encontraban en su recorrido, por debajo de él.
A la derecha, la excavación romana
A la salida del pozo hay otro canal que llevaba el agua hacia el lugar de la explotación, la Val.lina'l Col.láu. Este canal, con una longitud original de unos 400 m y una anchura próxima a  los 3 m, es aún visible, ya que atraviesa una granda que recibe su nombre de dicho canal (Granda L'Antigua). Unos 70 m por encima de éste, casi pegado a la Val.lina'l Col.láu, hay otro pozo que recogía el agua de lluvia y servía como auxiliar al principal. Mediante el método de ruina montium, que consiste en excavar galerías en el terreno y echando hacia ellas toda el agua almacenada en los pozos, se derrumbaba la montaña y se extraía la tierra que contenía el mineral. Posteriormente, el material era llevado hasta la zona de El Muracal. Según escribía el párroco de L.larón en 1900, Manuel Ferreiro Silvela, "en un punto llamado Muracal o Muruecos, es tradición y creencia general que hubo una ciudad ó villa importante. Hoy se ven grandes escombros y cañerías que demuestran ser restos de importantes calles". El entramado de canales (Las L.leras d'El Muracal) era, en realidad, el destino de los materiales arrancados en la Val.lina'l Col.láu para ser depositados y lavados aprovechando el agua del rio Ibias y así separar el oro del resto de elementos, y no los restos de un poblado, refiriéndose el nombre, El Muracal, a los escombros resultantes del lavado.
Las L.leras d'El Muracal
Cuenta también la leyenda popular, muy extendida por las zonas auríferas de Asturias, que en la fuente de El Muracal (situada a unos 100 m por encima de Las L.leras), hay dos arcas enterradas, una con oro y otra con veneno, debajo de una retama amarilla. Aún nadie ha ido a buscarlas. Así que si alguien se anima, todavía están aguardando en el mismo sitio...
El Sel.lón
Desde el lugar del que partía el canal que llevaba el agua al pozo, salía otro canal en dirección contraria que, después de un recorrido de unos 4 km, transportaba también agua hacia la explotación de El Corralín, aunque en la actualidad sólo se nota su trazado en algunos tramos. Puede observarse parte del mismo, entre las dos marcas rojas, en la zona conocida como El Sel.lón.
 Estos dos yacimientos fueron incluidos recientemente en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias, con los números 81 y 82, si bien en el caso de la Val.lina'l Col.láu no está todo el tramo  del canal desde el arroyo de L'Aviséu hasta El Caldeirón, ni tampoco el canal desde este arroyo a la explotación de El Corralín.
En los enlaces indicados de la Universidad de La Rioja, más información sobre la mano de obra y el trabajo de los indígenas del Suroccidente ástur en las explotaciones romanas.
 


viernes, 17 de junio de 2011

Muniel.los, Reserva de la Biosfera (algo más de teoría y la práctica)

En el año 2001, la consejería de Medio Ambiente, la Universidad de Uviéu y la Fundación Oso de Asturias publican el libro “Muniellos, Reserva de la Biosfera”, que describe con detalle las características de la Reserva (geológicas, faunísticas, vegetales, etc) y la interacción humana con el bosque (historia, aprovechamientos, etnografía, etc) y en el que también participa nuestro ya conocidísimo responsable multidirector de espacios naturales. En el mismo se encuentran párrafos tan bonitos como éstos:

Hasta el momento los programas de desarrollo emprendidos por el Principado en torno a Muniellos han incidido principalmente en la mejora de infraestructuras y servicios básicos”.
“Hasta ese momento”, todas y cada una de las obras realizadas en La Viliel.la (acometida del agua, hormigonado de las calles, ensanche de 400 m del acceso, etc), fueron hechas y pagadas por los vecinos, sin que el Ayuntamiento o el Principado hiciesen amago de poner un solo céntimo. Sólo en el año 2001, el Ayuntamiento (aunque con dinero del Principado) hormigonó esos 400 m después, naturalmente, de haberlo solicitado los vecinos.

La inclusión en la Reserva de la Biosfera de las localidades más próximas, Valdebois y La Viliella, y las áreas de cultivo en torno a éstas permitirá integrar a la comunidad humana del entorno de Muniellos en los planes de conservación del mismo y, a través de los necesarios Planes de Desarrollo Sostenible, acometer programas de mejora del hábitat rural en la gestión del espacio, mejorando la percepción vecinal respecto a la conservación de la Reserva”.
Ya pudimos comprobar la integración y la participación que para los vecinos de Valdebóis y La Viliel.la dispusieron en la composición del Patronato de la Reserva de Muniel.los, tal como quedó expuesto en la entrada La Reserva Natural de Muniel.los: El Patronato. Y también cómo hubo que luchar para que nos hiciesen algunos de los programas de mejora (La carta a los Reyes Magos). Sin olvidar la frase de Victor Manuel Vázquez (entonces director general de Recursos Naturales), en el mencionado libro: “Por otro lado, tal compromiso [con Muniel.los] se manifiesta en las decididas políticas de conservación del espacio, (…), y en Planes de Desarrollo Sostenible que impliquen mejoras en las infraestructuras y servicios básicos del entorno (...)”, que estamos esperando que se haga realidad totalmente algún año de estos.

Desconozco las mejoras que se puedan haber realizado en Valdebóis y si las mismas fueron por solicitud de los vecinos o por concienciación de las autoridades, pero las actuaciones que se realizaron en La Viliel.la, no fueron por iniciativa del Principado o del Ayuntamiento, sino que fue la insistencia de los vecinos la que consiguió que se hiciesen algunas de esas obras. Así y todo, la mayoría de las solicitudes quedaron sin atender. Y comprendo perfectamente que ni el consejero correspondiente ni el alcalde van a ir por los pueblos preguntando cuáles son las necesidades (y a La Viliel.la no van ni siquiera en campaña electoral), pero en este caso se daba la circunstancia de que se nombraba Reserva de la Biosfera el lugar natural más emblemático del Suroccidente asturiano, y que sólo eran dos las poblaciones incluidas en ella, a diferencia de la Reserva de la Biosfera de Somiedu, por ejemplo, que abarca todo ese concejo y 39 entidades de población.

El 10 de julio de 2003, se amplia la Reserva de la Biosfera de Muniel.los a todo el territorio del Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias, manteniendo el mismo nombre, con lo que Valdebóis y La Viliel.la pasan a ser dos poblaciones más entre las 81 incluidas en ella, disminuyendo las posiblidades de que ambos pueblos pudiesen ver mejoradas sus infraestructuras y servicios básicos, su entorno natural y su patrimonio etnográfico y cultural. A cambio, Muniel.los ya limita con Ancares, Forniella, Somiedu, Tinéu y Ayande...
¿En qué y dónde se empleó el dinero que estaba destinado a las mejoras en La Viliel.la, y su monte (limpieza de caminos, arreglo de fuentes, etc) entre el año 2000 y el 2003? Pues, salvo lo indicado antes, en otros lugares de los alrededores, mucho más rentables electoralmente para el Ayuntamiento y el Principado, en pavimentación, mejora de alumbrado público y traídas de agua, pistas de acceso a fincas, subvenciones de fiestas y otras actividades, y también en hacer una iglesia nueva, en el año 2000, por hallarse el templo dentro de Muniel.los, según “El Cueto” (publicación en aquellos años del Ayuntamiento de Cangas, hecha a mayor gloria del entonces alcalde): “La inversión global rondó los 50 millones de pesetas, gracias a una subvención de la Dirección General de Recursos Naturales, por estar ubicado en la Reserva Nacional Integral de Muniellos”. Curioso caso el de un edificio religioso incrustado en la Reserva, que no sólo está a 5 Km del límite más cercano, sino también fuera del actual Parque y Reserva de la Biosfera.
No estoy en contra de que se legisle para proteger la Naturaleza. Al contrario, pienso que es muy necesario para evitar abusos que hagan desaparecer el tesoro más preciado del Suroccidente asturiano. Y, afortunadamente, las leyes han pasado de ser absolutamente prohibitivas a considerar el factor humano, con todo lo que conlleva: conservación del patrimonio histórico y cultural en todas sus facetas, posibilidad de un desarrollo económico basado en la explotación racional de los recursos (turismo, agricultura, oficios tradicionales, industrias relacionadas, etc). Y la teoría es casi perfecta. El problema está cuando viene la práctica, pareciendo que se aplican únicamente de modo restrictivo (de modo que los vecinos no ven los beneficios, o escasamente, pero sufren las prohibiciones), con el agravante de que ni siquiera parecen beneficiar al medio natural, y también cuando las inversiones siempre parecen quedarse en los mismos sitios, o cunde la sospecha de que benefician a los gestores de los mismos, o cuando da la impresión de que la legislación no se aplica a todos por igual. Y ejemplos de estas situaciones los hemos visto con demasiada frecuencia a lo largo de estos años, por lo que resulta difícil de creer que realmente beneficien al medio ambiente y a los vecinos.

Acabo con otra frase extraida del libro aludido, y que, leída diez años después, sin despreciar la buena disposición con la que fue escrita, suena tan hueca como cualquiera de las que hablan de los beneficios para los vecinos: “Reconocimiento, pues, a quienes han habitado y habitan estos lugares, ya que sin su concurso y sensibilidad este logro no hubiera sido en modo alguno posible. Su buen hacer es un ejemplo en el que deben mirarse tanto las generaciones futuras como cuantos hoy aspiramos a legar a nuestros descendientes un entorno natural en mejores condiciones que el que hemos recibido,...” (Martín González del Valle y Herrero, entonces Presidente de la Fundación Oso de Asturias).