sábado, 20 de noviembre de 2010

Cambalache

Es lo mismo el que labura 
noche y día como un buey,
que el que vive de las minas,
que el que roba, que el que mata
o está fuera de la Ley”

Viene al pelo el tango de Enrique Santos Discépolo (versión J.M. Serrat) para describir una parte de las cosas que ocurren desde hace mucho tiempo en el Suroccidente asturiano. A los destrozos medioambientales de las minas a cielo abierto y la impunidad con la que se realizan, hay que sumar los recientes asuntos relacionados con el Parque Natural de las Fuentes del Narcea, Degaña e Ibias y las leyes que lo desarrollan.

Como hemos podido leer en días anteriores en el periódico La Nueva España (por cierto, prácticamente el único medio que da la noticia): 14-11-2010: El fiscal insta a parar una casa en un parque natural;15-11-2010: Medio Ambiente estudia derribar una casa ilegal; 17-11-2010: Medio Ambiente conocía en julio la obra ilegal y Algo no casa en las consejerías; 18-11-2010: Buendía sopesa la destitución del Director del Parque y "Los vecinos piensan que se aplica la ley del embudo"; 19-11-2010: El consejero desvía responsabilidades al Ayuntamiento, y también en “20minutos”: Buendía amenaza con retirar competencias al Ayuntamiento, El Comercio: Posible pérdida de competencias urbanísticas, y en los blogs “Econoticias Narcea”: Gran revuelo por posible construcción ilegal y  Seroiro Ibias año 1: Pillados con el carrito del helado, el caso de una posible construcción ilegal dentro del Parque de las Fuentes ha destapado, como mínimo, la dejadez de los responsables políticos para aplicar las leyes que ellos mismos aprueban. Digo como mínimo, porque me cuesta creer que una obra así se pueda realizar sin que las administraciones competentes (¡qué paradoja!) tengan noticia de que una pista habitualmente tranquila resulta durante semanas más transitada que la calle Mayor de Cangas, y nadie vea un transporte de materiales de construcción, en teoría para la rehabilitación de una cabaña, como para levantar una urbanización. Me cuesta mucho más creerlo cuando además se sabe que el ahora denunciado está relacionado con asuntos medioambientales y con una empresa que ha firmado contratos con el Principado de Asturias para la promoción de las Reservas de la Biosfera asturianas.

Es el Principado, a través de la Dirección del Parque, el encargado de velar por el cumplimiento del Decreto que limita los usos dentro del espacio protegido. Concretamente, según las informaciones vistas, la obra incumple el artículo 5.2.2.3., que dice: Los únicos tipos de obra admisibles en estas construcciones [cabañas, hórreos, etc] son los de conservación, restauración y rehabilitación”. La responsabilidad del ayuntamiento está referida a la concesión de la licencia de obras y a comprobar que la obra se ajusta a lo solicitado, y, en cualquier caso, a la inspección preventiva y la denuncia en caso de falta de licencia municipal o incumplimiento del Plan de Urbanismo municipal. Por lo que se ha podido ver, ninguna de las administraciones parecía saber nada de este asunto, y la que menos, el Principado. Contrasta esta actitud con el celo del Ayuntamiento en las obras de reforma de viviendas en los núcleos rurales o la impresionante vista de los inspectores del Principado (sección Infraestructuras) para denunciar a un vecino por abrir unas ventanas hacia la carretera e infringir la Ley de Carreteras por un metro de diferencia, como ocurrió en L.larón hace unos años.

Pero veamos un pequeño ejemplo, en la siguiente foto, de esta ley del embudo tan querida por los poderes públicos:

Precioso el paisaje, ¿verdad? Es una parte de la Reserva de Muniel.los, con la boca sur del túnel de El Rañadoiru en el centro de la parte inferior, vista desde La L.leirosa. Pero seguro que nadie se ha fijado en un detallito situado en esa parte de la foto. Vamos a verlo más de cerca:



Ahora está más clara la cosa. Es el Centro de Control del túnel, situado, no sólo en el corazón del Parque, sino encima del mismo límite de la Reserva de Muniel.los (según la expresión tan manoseada por quienes se oponían a la obra del túnel). Como se puede ver en la segunda foto, la cubierta de la construcción no parece haber sido hecha con materiales tradicionales, salvo que ahora sean “tradicionales”  las chapas de color rojo. Dice el I Plan Rector, artículo 4.2.2.2, sobre usos autorizables en zona de uso agropecuario: “Serán autorizables la construcción de nuevas infraestructuras viarias y de suministro de energía, (…...). En la autorización se valorarán especialmente los aspectos relativos a la tipología de las construcciones, y en general, al impacto visual y paisajístico, promoviéndose su integración en el entorno”. Y la Normativa Urbanística del concejo de Cangas del Narcea , sobre construcciones en Suelo No Urbanizable de Especial Protección (art. 394.3.), “En todo caso, las actividades que aquí se regulan deberán cumplir, además de la legislación específica, las normas generales de edificación del presente Título”.

No hay más preguntas, Señorías.

6 comentarios:

Alto Sil dijo...

Muy buena la entrada, y muy bien documentada. Creo que lo has dejado todo dicho.

Suso dijo...

La verdad es que la caseta a la salida del tunel no tiene nada que ver con el resto de construcciones cercanas. Mas cutre no la podian haber hecho. La finalizacion de la obra del tunel es bastante chabacana, con ese enorme grupo electrogeno y esos terraplenes tan feos.

Milio'i Sebastián dijo...

!Veise que trabachaste muitu, ya muitu bien! aunque ail.lí no riu de la prata "el que vive de las minas" ía el que vive de las mucheres...

País Cabreiru dijo...

Tienes razón, Milio, en cuanto al significado de "mina" en Argentina. Gracias por tu aporte. Pero he preferido interpretarlo con el sentido habitual que le damos aquí. Y no me negarás que viene que ni pintado.

Rosa cunqueira dijo...

Teis que venir a sacar mas afotos que de eso hay mas, pa tar en la capi vaya como tas enterao jajjajaja seguro qeu sabras de quien ia a cabana ya tou .
muitu bien

El chapras dijo...

Como bien dice Alto Sil queda muy poco que decir,la ley del embudo en el Suroccidente,no es de ahora es de siempre,se hicieron cementerios en sitios que despues estaba el cielo abierto y hubo que trasladarlo,y eso solo para favorecer el negocio de un vecino particular,por no hablar del trazado de alguna pista,que se cambio a ultima hora por intereses particulares,etc,etc...